Entradas

Alessandra: siempre nos quedará París

Son cerca de las dos de la tarde en la madrileña calle Serrano. Desde Alcalá a Goya vemos aproximarse a una chica con mucho estilo. Sobre su cabeza un elegantísimo sombrero Panamá. Ése que se hace de las hojas trenzadas de la palmera del sombrero de paja-toquilla, que en sus inicios era ecuatoriano y que alcanzó gran popularidad con Roosvelt cuando visitó el canal de Panamá con uno de ellos puesto.

Leer más