Sobresalientes destellos en los diseñadores noveles (o casi) en el cierre de la MFWM PV 2014

Siguiendo el símil culinario, se podría decir que una buena comida, para ser redonda depende de un postre acertado. Es el último sabor para nuestros paladares, la postrera nota de una sinfonía bien afinada. Y en esta 58 edición se han visto considerables avances en los diseñadores noveles o casi. Lady Cacahuete, Eva Soto Conde y Diego Estrada han brillado con luz propia y han dejado grabada su impronta, y han sido los grandes triunfadores de la jornada.  Aunque ha habido más, muchas más cosas.

La mañana comenzó con las propuestas grises de la diseñadora canadiense Ying Gao, que jugo al envolvimiento voluminoso de sus propuestas en tonos blancos y gray.

 

Ying Gao

[nggallery id=162]

Manémané dio un salto de calidad con respecto a las anteriores ediciones y presentó diseños para una mujer muy sport con cortes muy anchos tanto en faldas como en pantalones. Los top de tirantes con grandes escotes en U fueron un recurrente al igual que la caída por debajo de la rodilla.

 

Manémané

[nggallery id=163]

POL fue un entrelazado de mixturas y estuvo protagonizado por las faldas muy cortas y vestidos entallados.

 

POL

[nggallery id=164]

Por su parte, Heridegato hizo una propuesta más pegada a la moda y menos extravagante de lo que nos tiene acostumbrados. El juego con la tela vaquera para vestidos largos y top, junto con algún escote de hombros caídos fueron las notas más destacadas.

 

Heriradegato

[nggallery id=165]

La línea más tenebrosa del día la propiciaron los conjuntos de Victor Von Schwarz. La puesta en escena, acompañada de una música inquietante nos trasladó a las tierras de Rumanía ya  su conde Drácula. Sobre todo al ver el uso que hacía de capas negras y blusas amplias de mangas del mismo color, así como en los bozales triangualares al más puro Hannibal Lécter. También se pudieron ver vestidos geométricos en tonos oscuros y faldas plisadas en black. Lo más destacado las chaqueta estilo parisino de ancho cuadro y doble solapa en un amarillo apagado.

 

Victor Von Schwarz

[nggallery id=166]

El parón para la hora de comer supuso un gran punto de inflexión. Tras él se pudieron ver geniales propuestas muy ponibles. La primera en mostrar su buen hacer fue Lady Cacahuete. La joven diseñadora nos trasladó a aquellos maravillosos años cincuenta. Los vestidos lady, las faldas y dresses de tubo, al igual que los escotes de hombros caídos y strapless, junto con los tonos pasteles de la mayoría de los conjuntos hicieron el resto y nos retrotajeron, hoy, a aquella época de moda, de la buena, y muy, muy ponible. Fue una vuelta al pasado extraordinaria.

 

Lady Cacahuete

[nggallery id=167]

Siguiendo la tendencia de crecimiento en estilo y moda nos encontramos con la alta costura de la gallega Eva Soto Conde. Es la segunda vez que hace aparición en la MBFW y ha vuelto a demostrar sus grandes dotes. Su moda, tal y como nos confesó la propia diseñadora, es una mezcla entre las Bellas Artes y la Arquitectura. Esa mixtura adentra en otra dimensión. Sus propuestas, impregnadas del estilo parisino, de siempre, destacaron por el corte amplio. En sus vestidos se observaron desde grandes campanas, anchísimos tableados hasta los pies, vuelos asimétricos y grandes lazos y superposiciones con formas imposibles.

 

Eva Soto Conde

[nggallery id=169]

El joven extremeño Diego Estrada siguió, aún más, dotando a esa línea ascendente, de gran diseño y moda, de mayor . Estrada, conocedor de la feminidad, hizo un alarde de propuestas minimalistas en vivos colores que combinaron los conjuntos de falta y pantalón de corte clásicos -inolvidable el modelo de color coral-, con los vestidos largos en los que el escote de hombros caídos y de cuello de barco fueron un éxtasis. Además, exhibió varias propuestas de pantalones por encima del tobillo, y que les otorga un toque tan sensual. Y en cuanto al color; explosión, concentración y pureza fueron sus características.

 

Diego Estrada

[nggallery id=170]

La mexicana Lorena Saravia firmó una colección discreta en la que las hombreras y los cortes kimono fueron lo más destacado, al igual que las mini faldas con ancho tableado en blanco y negro.

 

Lorena Saravia

[nggallery id=171]

El cierre de esta edición lo puso Pepa Salazar, que pocos minutos antes del desfile recibió el Premio Mercedes Benz Fashion Talent. Su colección, bicolor en su mayor parte, arrancó con conjuntos de falda y pantalón en blanco y negro. El uso de este último, también fue utilizado para crear divertidos detalles sobre los vestidos como flecos y anudados. El tableado y las faldas péplum  fueron una constante, al igual que los plisados. Y casi siempre en dúos cromáticos, en tonos fuertes, tales como azul-negro, rojo-blanco y el mencionado blanco-negro.

 

Pepa Salazar

[nggallery id=172]

Javier Táuler
Director Street Details javier.tauler@streetdetails.es

 
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *