Sita Murt y la peruana Jessica Butrich capitanean (casi en solitario) la cuarta jornada de la MBFW Madrid

La cuarta jornada de la MBFW Madrid tuvo como invitado especial a Perú. País, que por primera vez en la historia de la extinta Cibeles, comparte la pasarela con los diseñadores de nuestro país. Pero a junto a sus valiosas aportaciones, también las hubo, de los creadores españoles. En especial  de Sita Murt.

La mañana arrancó tranquila y con la delicadeza de la mano de Moisés Nieto. Su colección, de tonos agradables y líneas sencillas fue un gran prefacio de la jornada. Algo así como lo que hizo Torreta el día inaugural eclipsado al resto de diseñadores. Nieto protagonizó sus diseños para la amplitud de los mismos. No sólo para esos pantalones de caída recta, que tan bien sientan, sino para los vestidos de fiesta que estuvieron inundados de ese toque cuyo efecto en movimiento es arrebatador. Su propuestas estuvieron presididas por los tonos lisos, aunque con notables y geniales excepciones de prints florales sobre una base de anchos cuadros.

 

Moisés Nieto

[nggallery id=152]

 

Y casi sin pausa, y con la agitación en el cuerpo, se dio un salto al espacio sideral de la mano de Sara Coleman, que por cierto, no tuvo ningún rubor en el saving final de hacer una aparición montada en un patinete con uno de sus conjuntos de baño espaciales. El gesto se agradece, y mucho. Denota que cree en lo que diseña, pero la base se encuentra un poco deshilachada. Aunque esa deshilazón se reflejó sobre todo en esas propuestas fuera de órbita y en el tramo final. Sin embargo, cuando pisa Tierra, ha demostrado que sabe diseñar con tino. Prueba de ello son el corte, casi ‘sensual’, de los pantalones por encima de los tobillos, las faldas globo en vivos colores y sus vestidos rectangulares desde el escote hasta los pies.

 

Sara Coleman

[nggallery id=151]

 

Y como si de una montaña rusa se tratara, subimos hasta lo sublime con el desfile de Sita Murt que nos retrotrajo a la playa. Una beach que estuvo predominada por los los tonos pastel, con el naranja suave como predominante, y las anchísimas rayas. La música con claro aire francés hizo el resto para enamorar al público que veía derroches de glamour a cada paso y propuestas cien por cien chic, y casi siempre anchas, en faldas tableadas en blanco, shorts, minivestidos en tonos corales con escotes de vértigo, vestidos lady y un larguísimo etcétera.

 

Sita Murt

[nggallery id=153]

 

En sintonía con los tonos pastel, aunque en este caso hacia los rosas palo, estuvo el primer tramo del desfile de Juan Vidal. Aunque bien es cierto, los zapatos de salón fucsia hacían de altavoz y gritaban para avivar la suave gama cromática. Las grandes rosas sobre pantalones rectos, faldas de tubo con o sin apertura dieron lozanía.

 

Juan Vidal

[nggallery id=154]

 

Martín Lamothe presentó una colección que empezó bien con eléctricas propuestas en verde, pero la intensidad se fue perdiendo hasta que pudo verse a las modelos embutidas en plásticos con formas a cada cual tan inverosímil como errática. De Carlos Díez comentar sólo que la música utilizada para la ocasión era tan, tan, tan, tanta dura que el pabellón parecía venirse abajo al igual que sus propuestas y su negocio. Por su parte, María Escoté, que arrancó con fuertes propuestas entre grunge y ‘dejadas’, enderezó el rumbo casi al final, cuando dio paso hacia vestidos cortos y pseudoladies en sedas y largos hasta los pies.

 

María Escoté

[nggallery id=160]

 

El desembarco peruano se demostró un gran acierto. Las diseñadoras han aportado ángulos y prismas diferentes. La más discreta aportación vino de la primera en liza, Meche Corrrea, que con un estilo cromático similar al de Agatha Ruiz de la Prada en el arranque de su desfile, y que pasó después a propuestas más ‘tenues’ que combinaron el toqué francés del brocado en faldas acampanadas.

 

Meche Correa

[nggallery id=156]

 

Sitka Semechs aborda la moda y los diseños desde el detalle. Algo que a primera vista pasa desapercibido debido a las vueltas y revueltas de las líneas de sus diseños, pero que se aprecia en los fajines de tela a la altura de la cintura en perfecta contraste y consonancia con el resto y en los irregulares vuelos de sus faldas. En cuanto a tonos, predominaron los tonos pastel, pero más apagados.

 

Sitka Semechs

[nggallery id=157]

 

En el trío peruano, la última protagonista fue Jessica Butrich. Y digo protagonista porque desde luego fue una de las revelaciones de la jornada. Alegre, divertida y jovial mostró con gran tino la combinación de shorts con atrevidos top de tirantes en liso o rayas. Y aporto algo de aire fresco a al día, gracias a sus mini vestidos ajustados a la cintura de estampado o de rayas, sus sofisticadas propuestas de pantalón ajustado por encima del tobillo y tops en formato Micky y vestidos de noche lazados y en combinaciones de colores diferentes. Me encantó.

 

Jessica Butrich

[nggallery id=155]

 

Cerraron el día los trajes de baño. Primero fue el turno de Montse Bassons con temas más bien futuristas. Y seguidamente el de Dolores Cortés, que estuvo repletos de trikinis y push ups. Los toques de genialidad vinieron de las propuestas con aires arabescos e indúes.

 

Montse Bassons

[nggallery id=158]

Dolores Cortés

[nggallery id=159]

Javier Táuler
Director Street Details javier.tauler@streetdetails.es