María Jesús, blogger de Crímenes de la Moda, con sandalias Yokono

Sandalias: frescor, comodidad y diseño singular para el verano

Desde que el ser humano habita la tierra, y sobre todo, desde que hace caminatas y deambula de un lugar a otro, una de sus prioridades ha sido y es buscar abrigo para los pies y un soporte que le diera comodidad y frescor.

Según los datos disponibles hoy, las evidencias más antiguas señalan que la historia del zapato comienza aproximadamente en el año 10,000 a.C. Por aquel entonces surge lo que se conoce como las sandalias egipcias. Un tipo de calzado fabricado con paja trenzada que sólo el faraón y los máximos dignatarios del imperio podían llevar.

Habría que esperar hasta la llegada del imperio romano para que este complemento extendiera paulatinamente su uso. Fue gracias a la creación del gremio de los zapateros, que arrancó sus trabajos de manera estable en torno al 200 a.C. Sin embargo, se trató de una expansión liviana, puesto que en aquella época seguía siendo un completo sólo al alcance de unos pocos. No en vano, los esclavos andaban descalzos y los criminales usaban unos pesados zapatos de madera.

Sandalias egipciasSandalias egipcias.

A partir de la Edad Media, el mundo del calzado sufriría un cambio extraordinario. Poco a poco los zapatos dejaron de tener un significado simbólico y comenzaron tímidamente a popularizarse por el empuje que arrojaba su estética. Con todo, los zapatos empezaron a ser un elemento para resaltar las virtudes o esconder los posibles defectos de los pies de sus usuarios.

Pero cuando verdaderamente se experimentó una auténtica metamorfosis fue en el siglo XX. En aquellas primeras décadas se vivió un auténtico boom del calzado femenino que continua hasta hoy y que arrastra a millones de mujeres que se sienten atraídas por sus incontables encantos.

YokonoLook veraniego en tonos brown con sandalias.

Las variedades de calzado son hoy tan incontables como las estrellas del firmamento, aunque limitadas y acotadas por las circunstancias climatológicas. En la época estival, por ejemplo, donde el asfixiante calor aprieta más que nunca, predomina la utilización de las sandalias gracias a sus virtudes de frescor, comodidad y lucimiento estético. Un uso, que además, va acompaño de un diseño singular. Así, para un día de playa, lo aconsejable son unas sandalias flip flop. Para un paseo urbanita, unas romanas o gladiadoras. Para favorecer tu figura las cuñas. Para ir a la piscina, unas de estilo deportivo. O para dar un toque divertido y original a tus visitas turísticas unos zapatos mujer yokono.

Ya sabes. Escoge un zapatos que mejor se ajusten a tus necesidades particulares y a las circunstancias climatológicas de tu lugar de veraneo.

 
1 comentario

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *