Melania Trump

S.O.S en la Casa Blanca: Se necesita un asesor urgente para la primera dama

 

Durante las últimas semanas, no han parado de publicarse reportajes alabando el estilismo de la primera dama norteamericana. Un icono de estilo se ha llegado a titular, haciendo alusión a su mono blanco roto que lució en la primera comparecencia del presidente Trump. Sin embargo, si tiramos de la hemeroteca gráfica de Melania, y la observamos con detenimiento, descubrimos que una prenda, como el citado mono, acertado eso sí, ni de lejos configura un icono.

Melania TrumpMelania en la primera aparición de su marido como presidente de los Estados Unidos.

Porque un icono es más, mucho más que una prenda acertada. Icono es elegancia, estilo, la acertada combinación para cada circunstancia, adelantarse a los tiempos con un toque de genialidad, atrevimiento y sofisticación… Y un largo etcétera, al que la señora Trump ni se aproxima ahora, salvo en contadísimas excepciones. Lo hizo hace años, eso sí, en su etapa de modelo, pero hoy… Y precisamente ahora, cuando todas las miradas posan sobre su vestidor, la vulgaridad es la nota que predomina en la mayoría de sus estilismos.

Melania Trump
Discurso ante el pleno de la Convención Nacional Republicana. Cleveland (EE.UU.). 18 de julio de 2016.

¿Y por qué digo vulgaridad? Lo señalo -no tanto por sus tan comentadas fotos de desnudos con toques lésbicos, que eso es harina de otro costal, y que por respeto no serán publicadas en este blog- sino por la procacidad en su forma de llevar, habitualmente, sus partes de arriba, que nada tiene que ver con llevar escotes de ensueño adecuados a la propia fisonomía.

Melania TrumpMelania en un discurso en Berwyn, en el Estado de Pensilvania.

No hay que olvidar que la base y el pilar de la moda es conocerse a uno mismo y potenciar lo que de verdad realza la propia figura. Por eso, si eres de esas mujeres con mucho pecho, que es una realidad, y por tanto, algo que en sí no es ni bueno ni malo, tu estilo debería adentrarse más por la amplitud y las prendas sueltas, los vestidos en A, destacar las piernas y alargar el torso con prendas fluidas para estilizar la figura. Y no hacer hincapié, casi exclusivamente, como parece, en la exuberancia del busto, como tantas veces nos tienes acostumbrados la señora Trump.

Melania TrumpUno de los desafortunados escotes de Melania a los que tan frecuentemente nos tiene acostumbrados.

Melania, no caigas en la zafiedad y vulgaridad. Has demostrado, durante muchos años, y ahora también cuando quieres, saber conocer tu cuerpo a la perfección y lucirlo con increíbles estilismos. Sin embargo, ahora, precisamente en este instante, en el que ostentas el cargo de primera dama de los Estados Unidos es más necesario que nunca que saques a relucir tu savoir-faire, como hiciste, por ejemplo, para el número de febrero de este año para la edición americana Harper’s Bazaar. O en el discurso ante el pleno de la Convención Nacional Republicana o en la primera comparecencia de tu marido como presidente de los Estados Unidos.

Y si tienes dudas, que no lo creo, dada tu trayectoria como afamada modelo, busca una segunda opinión en tu hija, Ivanka, que a buen seguro estará encantadísima de darte algún consejo.

Ivanka TrumpIvanka Trump con un gran estilismo en blanco y negro.