Belleza

El decálogo para una piel suave y luminosa (en otoño, invierno y siempre)

El otoño irrumpe con fuerza estos días y la bajada de temperatura es una muestra palpable de que el verano se fue; se escapó. Se esfumó. Pero que el cambio de estación haya hecho su aparición nada tiene que ver con seguir manteniendo una piel tersa y sedosa. Es más, yerran quienes piensan que como en los próximos meses el cutis está menos expuesto, hay que dedicarle menos tiempo. Porque precisamente, en estas circunstancias debemos ser más cautelosos.

La bajada de temperaturas hace que nuestra piel tienda a resecarse. Además, el cuidado de esta puede hacer que mantengas durante más tiempo ese moreno signo de salud y vitalidad. Para ello, te ofrecemos una serie de consejos a tener en cuenta

1º) Hidrata la piel

Este proceso ha de realizarse tanto desde dentro como desde fuera. Es decir, manteniendo un consumo adecuado de los líquidos que obtendremos de la alimentación y de los propios que ingiramos. Junto a esto, es de gran ayuda el uso de cremas hidratantes, como las de Nu Skin. por ejemplo. Utiliza estos productos, especialmente después de la ducha, ya que te ayudarán a mantener la piel elástica y en perfectas condiciones.

Al mismo tiempo, también es recomendable ponerse protección en las partes expuestas al aire, ya que aunque el sol tenga menos fuerza en otoño y en invierno, el frío y la sequedad también hacen que la piel se resienta.

2º) Come adecuadamente

La alimentación es clave para tener tu piel perfecta, puesto que esta es el reflejo de lo que comemos. Por ello, es importante que en tu dieta incluyas una gran variedad de frutas y verduras, en particular alimentos que contengan vitamina A y las del grupo B o E.

3º) Cuida tu aseo

El aseo es importante para la piel, pero su abuso no es aconsejable. Si nos duchamos más de una vez al día, por ejemplo, lo adecuado es que la segunda vez sólo utilices jabón en las zonas con mayor sudoración. Además, es recomendable utilizar productos limpiadores suaves con un PH neutro o adecuado para pieles delicadas, ya que de este modo se evitarán irritaciones y daños en la piel.

4º) Declárale la guerra al tabaco

Fumar perjudica seriamente a la piel. El tabaco destruye la epidermis e impide que la piel se oxigene y revitalice.

5º) Haz ejercicio

Hacer ejercicio moderado, de modo regular, ayuda a mejorar tu circulación y a renovar la piel. Esto es así porque cuando transpiramos, liberamos toxinas y se oxigenan nuestras células.

Running

6º) Duerme

Si no se duermes las horas necesarias, ocho al día es lo aconsejable, la piel pierde vitalidad.

7º) Pon atención a lo que bebes

El alcohol y el café deshidratan la piel. Esto es así porque la cafeína aumenta la diuresis y puede aumentar la sudoración. Además, el alcohol hace que se reduzca el oxígeno en la sangre, afectando así a la producción de colágeno con la consiguiente pérdida de elasticidad y firmeza de tu piel.

8º) Limpia tu piel

Elimina el maquillaje y límpiate la piel dos veces al día, -una por la mañana y otra por la noche-. Además, siempre, siempre, siempre, desmaquíllate los ojos por la noche antes de dormir.

9º) Vive la vida con alegría

Lucha por vivir una vida relajada y diviértete de forma sana. El estrés influye negativamente en la respuesta inmunológica de tu piel y provoca su envejecimiento con la siguiente aparición de arrugas y aspecto apagado.

10º) Bebe fruta y verdura

No hay nada mejor para la piel y tu salud que un suculento licuado de frutas y verduras repleto de nutrientes y antioxidantes.

 
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *